martes, 28 de abril de 2009

... Padezco ...

.


... 'madanito'. ¬¬

Pero aparte del mal, pésimo (y enésimo) chiste de gordos, hace tiempo que había pensado hacer un recuento de mis manías más comunes, y la actual situación me da el material y la 'inspirancia' suficiente para hablar de ellas. La gran mayoría tiene que ver con cuestiones de salud. Pero a ver que pasa. Manías y padecimientos.


Hipocondria.
Todo tengo, cada vez que aparece un nuevo virus o una nueva enfermedad o una nueva bacteria come piel me pongo mal. Mal, mal de verdad. En serio. Mi cuerpo suda, mi corazón se acelera, mis manos me tiemblan, sin embargo no estoy excitado. Recorro mentalmente todas mis actividades recientes y no tanto en busca del momento justo en que 'pude' haberme contagiado de: ébola, V.P.H., influenza aviar o porcina, peste de caballo, rosa de bengala, tifus del ártico, etc. No me tolero ni a mí mismo, no me quiero ni rascar para no extender inexorablemente la infección. He tenido desde infartos masivos hasta embarazo psicológico, desde cáncer de matriz hasta demencia senil. Irónicamente, algo que no tengo y que (a veces) me gustaría es esquizofrenia. Eso de ver cosas e imaginar mundos ha de ser genial. ¡Lástima!

Deficiencia valvular cardiaca congénita.
Esto es en serio, una de las válvulas de mi cucharón, que debería tener tres valvas solamente tiene dos. Mismas dos que cumplen su función perfectamente, pero que a la vez me hace vivir atado a un medicamento que regula la presión sanguínea y mantiene mi músculo cardiaco en estado ideal (fisiológicamente hablando, claro).

Malestar crónico posterior.

Ja, en realidad no sé cómo se llama, pero a ratos me duele la espalda. Hace años, como tres me lastimé horrible jugando squash, me lancé cual largo fui a alcanzar una pelota por demás inalcanzable y sólo oí como mi espalda hacía un dramático 'crack'. Todo eso me pasó por lucidito. Elizabeth corrió a socorrerme y me cuidó por días. En el bar era insoportable el estar de pie más de dos horas seguidas. Me vi forzado a utilizar una faja apretadora que me mantenía bien derechito derechito (y me apretaba la panza ja), cosa que me dolía por supuesto, pero evitó que un día me agachara y no pudiera levantarme más. Aún hoy, cuando estoy demasiado tiempo sin moverme, sentado en la oficina o en un restaurant o en un avión, la espalda me mata.

Delirio del abismo.
Los espacios abiertos y la caída libre siempre han ejercido una sutil y asquerosa mezcla de fascinación y repulsión. Y alguna vez una psiquiatra me diagnosticó 'Delirio del abismo'. Mismo delirio que vencen los paracaidistas, los alpinistas, incluso los que se lanzan del bungee. Yo no podría. No soporto las alturas pero no porque tenga acrofobia, sino que me atrae tanto el vacío, la sensación de que (aunque se lea absurdo) si lo quisiera podría emprender el vuelo. No tengo idea a qué se deba, pero me preocupa. En más de una ocasión, estando en el balcón de una habitación de hotel, he tenido las ganas de acercarme más, sólo un poco más, quizá un poco más, e impulsarme, tratar de caer en la alberca o sobre el espeso follaje de un árbol enorme. No morir, obviamente, pero esa sensación de caer, acaso flotar en un viciado aire no me parece que pueda compararse a nada. No es recomendable que yo maneje en una carretera flanqueada por barrancos porque sucede exactamente lo mismo. Imagínome en la inminencia de una pronunciada curva, yo al volante y el vacío extendiéndose ante mí, majestuoso, incitante, llamándome, a mí y a los inocentes que por desfortuna viajen conmigo (miedo). Santa paradoja, jamás en la vida me lanzaré en paracaídas o en el bungee, si acaso subiría una montaña (por peilgroso que pueda resultar).

Misofobia.
Hoy día, no resulta tan descabellada la idea de lavarme las manos cada media hora o menos, según. Sufro en verdad en situaciones en las que es imposible encontrar un lavabo. Sin embargo me da hueva cargar un frasquito de alcohol en gel. Pero tampoco sería la solución. Lo que disfruto/necesito es la sensación del agua cayéndome sobre las manos, del jabón cubriéndome las falanges y escapándoseme entre los dedos, una toalla cálida y suave secando la humedad de mis apéndices manuales. Claro que una de las razones es el pinche miedo a contagiarme de algo de lo extraño y sucio que abunda en el ambiente (en todos), pero no puedo negar que mucho tiene que ver con el disfrute del acto en sí mismo. Una variante es la imperiosa necesidad de bañarme, o al menos mojarme bajo la regadera inmediatamente después del sexo. No pocas mujeres se han sentido ofendidas a ese respecto. 'Ay, ¿qué? ¿Tan sucia te parezco?' me dicen. No creo que deban hacer preguntas cuyas respuestas, muy posiblemente no sean de su agrado, pero eso ya no es cosa mía. Por eso, cuando alguien en verdad me importa, no dudo en preguntar primero, no sea que sea del tipo 'ofendida' y luego resulte 'pior'.

Manía por el orden.
No un orden establecido ni mucho menos. Mi orden. Uno bizarro que no cualquiera entendería, sin embargo no es difícil. Inventarios, documentos, carpetas de ordenador, etc. Todo tiene su lógica y cuando alguien me conoce en realidad, no debe ser tan complicado el saberlo. De todos modos no me encanta que agarren mis cosas, así que, mmm. Mejor cada quien con sus cositas y ya ja.

Sinusitis alérgica crónica.
Mi nariz gotea incesantemente. Soy alérgico al polvo, al pelo de gato, al pelo de los perros pequeños, a la humedad y al aguacate. Mi alergia consta de cuatro fases. Normalmente se queda en la primera, ya sea porque hago uso de toda la fuerza de voluntad de la que soy capaz y me alejo de la fuente alergógena. La fase uno consiste en escurrimiento nasal acuoso. Agua pues que me sale de las narinas sin freno. Después, mis ojos comienzan a hincharse, a enrojecerse y a lloriquear como niña chiquita. El tercer paso a la muerte es comezón extrema en el cuello, ronchas rojas, tremendas me erupcionan alrededor del cogote. La cuarta etapa tendría que ser el cierre de mis vías respiratorias y la consecuente muerte por asfixia y/o ahogamiento, pero jamás en la vida he llegado cerca de eso. Nunca he pasado la fase tres (a diferencia del país en cuestión de crisis epidemiológica ja). Con el aguacate no me pasa nada de eso, solamente no me gusta y lo único que me provoca son contracciones parasimpáticas en el diafragma, regurgitaciones involuntarias a la simple vista del verde fruto aguadoso y expulsión de materia digestiva por el estomodeo. O sea que el aguacate me hace guacarear. ¡Iche!

Pero, soy un nene normal ¿no?





¡¡¡ letem bi lait !!!

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Jajaja..
lo mejor de todo fue el chiste para abrir..
¡¡¡PALMAS!!!
jajajja.. sigo riéndome :)

Y bue.. eso de la salud.. no es cosa de todos, solo de los mortales.. jojojo xD

﹒۰˚· ταηїα۰˚·﹒ dijo...

hey! comparto la alergia al polvo.. es horrible y lo peor, hereditaria :s

Ingeniero McNinja dijo...

A mi me da miedo, que el piloto tengo delirio de precipicio, eso si es muy peligroso, gracias por darme luz, no mams pinche influenza no me causo tanto miedo como ese delirio.:s

la chida de la historia dijo...

No... no eres normal.... argh!

Sí, el chiste es bueno y no pasado de moda como el de antier...

Eres raro! (con marcado acento del bajío ¬¬)

Jolie dijo...

te soy sincera... solo lei los titulares. porque yo para hipocondria me basto sola... si tu vienes a rascarte las ingles seguro que yo querré hacer lo mismo con las mias...

me evadi esta vez en tu texto que seguro debe ser genial pero no quiero contagiarme de por si ya tengo Psicosis y necesito un atomizador.. alcohol o un alipus qu eme evada de la situacion jajajaa

Jolie dijo...

oye y lejos de parloteos.. lo de arriba .. son tus ojos?

Rosada dijo...

Creo que estás a punto de caer en pánico.

¡¡Se fuerte, no lo hagas!!!

Miss Psycho. dijo...

es una lástima que la mala salud física y mental se herede
aunque la verdad es que a mi ni ganas me dan de tener hijos

MAR dijo...

MAR:
jajajajajajajajajajajjajajajajajaja, no se si sean suficientes, pero no dejo de reir con tu final (iche)...creo que con esto ya se porque nos entendemos, porque hasta con esto de las enfermedades somos iguales amiguito, dejame decirte que eso de las alturas me pasa y muchos celulares lo han sufrido estrellados en el pavimento jajaja(que bueno que no he sido yo veaa).

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...