viernes, 31 de octubre de 2008

... TREINTA DE NOVIEMBRE ...

.


A partir de mañana 1o de noviembre de 2008 me embarco en una aventura literaria excitante y nueva para mí.


NaNoWriMo (El Mes Nacional de Escritura de Novela) es un enfoque divertido y emocionante en la escritura de novelas. Los participantes
comienzan a escribir el primero de Noviembre y la meta es escribir una
novela de aproximadamente 175 páginas (50.000 palabras) antes de la
medianoche del 30 de noviembre.

NaNoWriMo es un programa de escritura de novelas que valora más el
entusiasmo y la perseverancia que el trabajo meticuloso, y ha sido
diseñado para todos aquellos que han pensado vagamente en escribir una
novela pero se han amedrentado por el tiempo y el esfuerzo que esto
conlleva.

Debido al tiempo limitado para escribir, lo ÚNICO que importa en
NaNoWriMo es el rendimiento. Cantidad sobre calidad. Este enfoque
suicida te obliga a bajar tus expectativas, tomar riesgos y a escribir
sobre la marcha.

Pero no te engañes: vas a escribir mucha basura y eso es algo
positivo. Al obligarte a escribir de una manera tan acelerada, te
permites cometer errores y olvidarte de hacer interminables ajustes y
ediciones, y crear, únicamente. Construir sin derribar.


Aquí mi informacion:




Espero no descuidar este blog, pero avísoles que publicaré fragmentos (o quizá todo) de lo que vaya escribiendo en este otro blog:






No tengan duda que los seguiré visitando.




¡¡¡ letem bi lait !!!

jueves, 30 de octubre de 2008

... La culpa de todo es del frío ...

.


Photobucket


Me gusta el frío, todo sería genial si viviera en Alaska o en Islandia o en la Patagonia, pero aquí en el tercer mundo tropical nada más hace frío a lo güey. El sol quema pero no calienta y en la sombrita me congelo. Si tengo suerte estará nublado y mis ojazos verdes sufrirán con el blanco del cielo por lo que usaré lentes oscuros, en la calle me dirán: ¡Préstame tu sol! - ¡Claro! agárralo está ahí atrás de las nubes ...

Me gusta caminar por la calle sin bufanda y sentir el aire helado en la cara y el cuello y no enfermarme por eso. Me gusta el chocolate de agua con pan de muerto.

Pero este frío tan de la verga apendeja. Y es el culpable de todos los males que aquejan al mundo occidental:

El frío es el que provoca el calentamiento global.

El frío concibió al Amero en las bóvedas de Alaska.

El frío es provocado por la respiración de los Zetas.

El frío hizo que Chabelo tuviera reumas y no se quitara cuando se le vino un carro encima.

El frío le hace el amor todas las noches a Scarlett Johansson.

El frío mató a Dumbledore.

El frío le tumbó el gallito a Andrej Manué.

El frío entumió al güey del américa que falló en el Clásico.

El frío hace que haya inflación.

El frío produce desempleo.

El frío apendeja más a la gente.

Pero lo más importante y lo más peligroso de todo, es que el frío ej un compló sólo para distraer a la gente de la reforma petrolera.

Ajá, estoy siendo sarcástico.



UPDATE en tiempo real:

Chale y re-chale, yo en la mañana preocupándome por el tamaño que siguen sin tomar mis biceps y mis antebrazos, por la volatilidad de mis pelos de la coronilla que no se pueden quedar acostados, porque ya tenía una idea genial para metatextos, porque se enfriaban mis salchichas fritas, porque quién rayos habla por teléfono cuando diserto sobre el frío en mi blog.

¿Qué pasó? Los asaltaron, explotó el tanque de gas, mi abuela, ¡mi abuelo!, ¿qué?

Hoy mi familia fue infructuosamente amenazada y casi casi extorsionada. Policías judiciales nos cuidan ahora.




¡¡¡ letem bi lait !!!

martes, 28 de octubre de 2008

... Sísifo ...

.



No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, sino que apura el recurso hacedero.
Píndaro.



La primera vez que leí El mito de Sísifo, ensayo del maestro maestro maestro Albert Camus, tenía como 17 años, ya sabía de la vida, el dinero, el amor y las mujeres (¿qué, hay más?). Además como cualquier post-pubescente en lo único que pensaba era en viejas.

Leí y escribí esto:


si me bastase con amar
las cosas serían demasiado sencillas

cuanto más se ama
más se consolida lo absurdo

no es por falta de amor
por lo que voy de mujer en mujer

es ridículo presentarme como un iluminado
en busca del amor total

pero tengo que repetir ese don
porque amo a todas con el mismo ardor
y cada vez con todo mi ser

de ahí que cada una espere darme
lo que nadie me ha dado nunca

ellas se engañan profundamente cada vez
y sólo consiguen hacerme sentir
la necesidad de esa repetición
yo busco la saciedad

si abandono a una mujer bella
no es en modo alguno
porque ya no la deseo

una mujer bella es siempre deseable

pero es que ella desea ser otra
y eso no es lo mismo



... y yo era feliz diciendo que me había inspìrado en Camus para escribir semejante barbaridad (que sea cierto no le quita lo bárbaro). Pero hoy que volví a leer El mito de Sísifo después de nueve años le encuentro un sentido completamente diferente.

Ya no sé si estoy de acuerdo o no, pero no es mala forma de ver la vida. Si un hombre es conciente de su vida amarga y sin sentido, de igual manera debe saber que es todo lo que tiene (para Sísifo, la roca es su mundo) y no necesita algo más para ser feliz. De ahí mi conflicto con la contradicción entre la sencillez y la mediocridad. En algún nivel, la felicidad se encuentra en el conocimiento de las propias limitaciones y en no ambicionar nada más de lo que se puede tener. Y en otro sentido, como entes pensantes y codiciosos deseamos siempre más lo que no podemos poseer.

¿Y si aceptamos nuestra propia fatalidad, nuestra vida absurda, nuestra roca y la apreciamos por el solo placer de tenerla, por el simple saber de que es nuestra?



*Esuchar el podcast: "El Tiempo y el Absurdo"




¡¡¡ letem bi lait !!!

sábado, 25 de octubre de 2008

PELANDO LA BANANA. La Penca. Volumen I.

.



Photobucket



Las mujeres jamás lo entenderán. Ellas, tan altaneras, preciosas y orgullosas, ocupadas siempre jugando entre ellas a ser princesas (God damn Cuarón y su película), que no se dan cuenta de los intrincados lazos de fraternidad que se establecen entre hombres. Si las nenas se demuestran cariño y son felicies y gritan y lloran si una de sus pares les dice prinses, nosotros expresamos afecto a otro hombre mediante la divertida, añeja y fiel tradición masculina de patearse las pelotas.

No literalmente of cors, todo está en ese fino y delicado tosco y varonil arte de la humillación. Obviamente, ningún hombre digno de su ralea se sentirá ofendido por insultos tan 'hacensentirmalalasviejas' como: gordo, puto, chaparro, feo o pendejo. Dudaría seriamente de la calidad humana de cualquier ente de nacimiento masculino que se agüite si epítetos tales le son escupidos. Pues, si sí es gordo "a huevo, mis tacos me han costado", si sí es chaparro "a huevo, justo a la altura de las circunstancias", si sí es feo "a huevo, pero cojo más que tú", si sí es pendejo "a huevo, pero cojo más que tú" y si sí es puto mmm pues "a huevo, pero cojo más que tú"; si no es nada de eso, simplemente le vale mergas. Y no tiene nada que ver con la preferencia sexual, un hombre es un hombre y punto.

El insulto es intimidad. Para hacerlo es necesario saber que tu amigo se torció el pie llegando a la escuela, y tanto le dolió que se quedó tres horas llorando abrazado de la más ñoña del salón. O que tu wingman se hizo de pantalla plana, blu-ray y home theater cogiendo con una fan que fácilmente le doblaba la edad, y que él se pasó días buscando un juego de collar y aretes para regalarle en su cuadragésimo (o más) cumpleaños. Mismo amigo que jamás supo el porqué le pusimos 'el mataviejitas'. Y fue debido a los desgarradores gritos femeninos que salían de su cuarto. O que tu cuate perdió la virginidad pasados los veinticinco años ¡y le dolió! Sólo un amigo de verdad sabe eso.

A mi no me perdonan el haberme tropezado al intentar taclear a un tocayo jugando tochito, en vez de abrazarlo y jalarlo hacia el suelo, sólo puse mis manos en sus senos de hombre. El tipo se quedó de pie con cara de 'ora puto. Desde ese día, en nuestro lingo, taclear significa agarrar tetas. Y cada que alguien lo dice es una velada burla hacia mí.

Claro que hay límites. Las novias por ejemplo. Nada dice más de un hombre que su elección de pareja, pero hay que pensarlo dos veces antes de decirle a tu mejor amigo que su novia tiene cuerpo de niño afgano de 11 años, o que es tan bella como Fiona en su versión ogril. Es un tema sensible que los amigos de verdad saben evitar.

Las ex-novias son terreno fértil para la burla, pero ojo, únicamente cuando hay menos del 10% de probabilidades de que vuelvan a ser pareja. Nada es más incómodo que acabarse a insultos a la ingrata y volverla a encontrar al siguiente fin de semana de la mano del incauto que se atrevió a llevarla al futbol con los cuates.

Y eso, las mujeres jamás acabarán de entenderlo.






Parte de esta serie:



¡¡¡ letem bi lait !!!

viernes, 24 de octubre de 2008

miércoles, 22 de octubre de 2008

... Intermitencia ...

.


Hay veces, las más, en que las personas suelen complicarse solemos complicarnos la vida sin darnos cuenta. Discutimos con quien nos quiere, y pensamos que la vida es eterna. Muchos creen que son dueños de su tiempo y de su ser, piensan que sus acciones, al no tener consecuencias visibles de inmediato, no las tendrán a mediano o a largo plazo.

Pero las cosas pasan. Un día todo es perfecto equilibrio. Pero en cualquier momento eso puede cambiar, los equilibrios se rompen, la tranquilidad se quiebra ... el corazón se hace pedazos.

Cada noche nos acostamos con la perspectiva de un día nuevo, por la mañana somos sombras oscilantes en silencio rumbo al cuarto de baño, agua en la cara para medio despertar y la quietud se perturba con un timbrazo. Al teléfono esa llamada en la que todos hemos pensado, que nadie quiere recibir y que jamás se está lo suficientemente preparado para contestar.





Un fuerte abrazo piscóloga, no hay palabras que conforten más que la certeza de la presencia. Y yo estoy ... aunque eso ya lo sabes.




¡¡¡ letem bi lait !!!

lunes, 20 de octubre de 2008

PELANDO LA BANANA. Crónicas Pueriles. Volumen III.

.


No necesito gritar en donde ya las voces se han apagado. No tiene sentido. Estoy solo, sí, aunque suene egoísta. La luz de tu mirada se ha extinguido hace tiempo ya y yo ni siquiera recuerdo la última vez que te vi, que me abrazaste, que me dijiste campana, que comimos juntos, reíamos y me enseñaste de futbol.

21 de junio de 1994. Argentina contra Grecia. Mundial Estados Unidos '94. Golazo de Maradona. Restaurant Manuelito's. Mi papá, mi hermano y yo. El juego en la tele.

¿Por qué tu voz se ahogó? ¿Por qué te perdiste en la noche? ¿A dónde escapaste? ¿Y por qué no puedo seguirte? No tengo ni el recuerdo de un doctor de bata y cabellera blanca acercándose a la familia, que con la sonrisa demacrada escuchara decir que sólo quedaba esperar.

Algún día de 1994 entre octubre y noviembre. Clínica de Espacialidades Blablabla. Mi hermano y yo encerrados en el coche. Mi madre dentro de la clínica. Mi abuelo fumando afuera del auto. Corte a: Mi madre regresando al auto limpiándose los ojos. Todos regresando a casa. Silencio.

Fue un golpe doloroso el creer que mi nombre se borró de tu memoria, que no quisiste verme para cuidarme, pero a cambio me quedó la incertidumbre. Tiempo después mi mamá nos confesó que prefería que te recordaramos sobre el escenario, bailando y cantando; o sentado en la casa, leyendo, con tu chaleco rojo y el vaso alto también rojo lleno de té de canela. No quería que vieramos en lo que te habías convertido: Un hombre postrado ante una cama, con el color perdido, manchas hepáticas por todos lados, y en agonía de muerte, así como mueren los enfermos de cirrosis. Ajá, té de canela y vodka.

15 de diciembre de 1994. Escuela secundaria. Mi madre hablando con la directora. Mi hermano y yo esperando, de nuevo en el coche. Corte a: Ambas saliendo, la directora nos abraza y derrama algunas lágrimas. No dice nada. Corte a: Mi madre, mi hermano y yo en la casa. Su papá murió hoy en la mañana. Fade Out.

Si sólo te hubiera dicho adiós, si sólo hubieras sabido la admiración que te tenía, que te tengo a pesar de todo y a pesar de tanto y a pesar del tiempo. Pero callé y me arrepiento. Me arrepiento de en algún momento no haber querido verte y haberme guardado tanto. Tantas palabras que pudieron darte una sonrisa, quizá la última.

Algún día antes de navidad de 1994. Cementerio. Mi madre, mi hermano y yo buscando. Búsqueda fallida. Mi padre enterrado en una tumba sin nombre. La misma tumba de su padre, mi abuelo. Su madre, mi abuela, quiso para él una muerte anónima. Mi madre, ocupando su tiempo en ser fuerte para sus hijos, no tuvo la fuerza para luchar contra eso. No la culpo. Nos abrazamos. Corte a: Flores en el piso. Fade ...

¡¡¡ Lamento no haberte dicho adiós !!!


Photobucket


(de fondo)

(tu ídolo (y el mío))







Parte de esta serie:



¡¡¡ letem bi lait !!!

domingo, 19 de octubre de 2008

... La semana pasada me dijeron: ...

.


... El mejor cumplido que se le puede hacer a un hombre (NOT !!!).

Photobucket




Ella lo decía en referencia a este cuento.



¡¡¡ letem bi lait !!!

sábado, 18 de octubre de 2008

... Aquí ...

.




con el juego de palabras
que inventaste para ver
si me haces algún rasguño
que me haga comprender
que el amor cuando es de dos
alguien tiene que ceder
mientras el valor no se confunda
con el precio para vivir
yo sigo aquí

cuando encuentro tus miradas
si algo no te sale bien
me dan miedo tus palabras
me hacen sentir tu rehén

son las cosas pequeñitas
que nos separan otra vez

porque el amor cuando es de dos
alguien tiene que ceder
mientras el valor no se confunda
con el precio para vivir
yo estoy aquí








¡¡¡ letem bi lait !!!

viernes, 17 de octubre de 2008

... Untitled ...

.



Tenía un gran corazón que hería por ser único, un gran corazón que no pudo ser vencido por caras ácidas pero derrocado al fin por un cuerpo claro. Quedan los huecos, grandes como cuevas y hay tanto espacio por llenar que el eco de los suspiros y los gritos románticos terminó por ser de feroces rugidos lastimosos.

Este placer de vivir está tan lleno de síntomas enfermizos, con la limitación de no encontrar un símil que complemente el paso, pero es tan duro caminar de la mano con el aire ¿sabes?. De pronto, siento una oleada de calor repentino y sé que es el final, creo ver un destello de tu mirada, pero no.

Mis dedos atorados, cansados de dormir apretados no dejan que las ideas salgan de mi cabeza. Había creado tantos mundos y se sentía tanta magia en ellos. Como la sensación de perderme en lo profundo de un bosque, tranquilizarme y simplemente disfrutar el paisaje. Era un dios en soledad, pero seguía así, abandonado, creando. Todo el tiempo creando, enjaulado en mi piel por siempre sin posibilidad alguna de escapar, refugiado en los huecos de mi pecho.

Tenía tan pocos amigos en las paredes.

Siempre con la esperanza de ser otros, de ser todos.







¡¡¡ letem bi lait !!!

domingo, 12 de octubre de 2008

... ANDRÉS Y MACARILLA ...

.





Mi aporte de octubre en Cineen.com está en línea. Últimamente no se me dan los ensayos/reseñas/comentarios, pero gracias al maestro Francisco José Amparán por la inspiración para este cuento.







Andrés y Macarilla.



Aprendió a amar el cine antes que a las mujeres. Incluso antes de conocer el significado de la palabra ‘amar’, Andrés sabía que dentro de ese mundo oscuro y emocionante estaba su vida.

Por fuera era el caserón más antiguo del pueblo. Decían los venerables que esa mansión perteneció en algún tiempo a los abuelos de Francisco I. Madero. Pero ahora, don Julián era el dueño, el mismo don Julián dueño de la tienda de abarrotes y el hombre más rico de la región; el mismo que anunció en la plaza abarrotada que había comprado un cineproyector de carretes. De segunda mano, traído desde la frontera, pero funcional, y en todo el pueblo se hablaba de “El Cine don Julián”.

No era un pueblo grande, ni siquiera era mediano. Andrés calculaba siempre mil habitantes. Gustaba de hacer una lista con los nombres de todos, e invariablemente su cuenta se detenía en mil. No podía pensar más allá. Desde que se enteró que don Julián traería algo nunca visto en el pueblo trató de ganarse sus favores. Le hacía mandados y lavaba su automóvil, siempre sentado en la entrada de la tienda en espera de otra orden del patrón. Don Julián se sentía complacido, tenía un mandadero sin pago, dispuesto a toda hora y sin que le pidiera nada a cambio. Poco a poco Andrés se estaba ganando su confianza.

El día de la inauguración del cine, los emocionados espectadores se llevaron la sorpresa de que en la fachada del caserón se instaló una marquesina extraña, luminosa. “Cine Macarilla” decía en letras grandes y rojas. La gente se sintió conmovida. Macarilla era el sobrenombre con el que era conocida la hija de don Julián. Macaria, su esposa había desaparecido hacía tres años con todo e hija. Don Julián quedó destrozado, pero poco a poco y con el apoyo de todo el pueblo salió adelante. A la semana siguiente abrió su tienda y se mostró ecuánime como si nada hubiera sucedido.

En la entrada, Andrés los esperaba. Vestido de rojo terciopelo, con sombrero hongo de igual color, botones dorados al pecho y una sonrisa en la cara, le tendía la mano a cada uno de los hombres y hacía una reverencia a cada una de las mujeres que ingresaban al recinto. De primera intención, éstos se encontraban con una confitería llena de color. Ni los más viejos pudieron resistirse a comer dulces como párvulos. Nadie objetó que la bolsa pequeña de palomitas de maíz costaba al menos cinco veces más que en el carrito afuera de la iglesia. Todo era una fiesta.

Andrés contó mil asistentes. Y una vez que todos estuvieron sentados y no cabía nadie más, las luces se apagaron. Andrés ingresó a la sala en penumbras y tuvo una reminiscencia de su nacimiento. Sólo que esta vez, en lugar de salir, ingresaba a un ambiente cálido, oscuro y cavernoso, en donde sabía que sus más disparatados sueños podían volverse realidad. Únicamente escuchaba el murmullo de un millar de personas con la vista fija en una pantalla de plata. Las fotografías estaban cobrando vida y se movían y hablaban como si estuvieran ahí, al otro lado de la inmensa tela brillante. Ese fue el momento definitivo en su vida. Andrés comprendió que debia vivir por y para el Cine Macarilla. Con el tiempo dejó de trabajar en el cine y se dedicó a disfrutarlo.

Sus primeros devaneos eróticos tuvieron lugar justo en ese sitio en que la inmensa sala del cine Macarilla doblaba en una curva pronunciada que hacía prácticamente invisible para los demás a los ocupantes de las dos butacas de la orilla. En esa ocasión se proyectaba “Ifigenia” una maravillosa película griega. Por supuesto tuvo que regresar al día siguiente para ‘ver la película’.

Se dio cuenta de que don Julián sabía poco de arquitectura y de óptica. La sala del cine Macarilla tenía dos plantas, al estilo de los teatros antiguos de opera; pero la planta baja tenía la peculiar circunstancia de que justo en el centro, entre los dos pasillos, los asientos de adelante estaban a más altura que los de enmedio, y los del fondo a la misma altura que los de adelante. Eso a nadie parecía preocuparle, pero a Andrés le parecía bastante cómodo sentarse justo en el medio de ese perfecto ejemplo de parábola geométrica. Ahí, con las piernas estiradas y comiendo toneladas de palomitas, descubrió a Richard Dreyfuss llenar la pantalla con su actuación en “La chica del adiós”.

Andrés siempre pensó que era genial que don Julián se las arreglara para encontrar películas que el diario de la ciudad más cercana parecía ignorar. Ese periódico, que llegaba al pueblo los domingos, hablaba de películas enormes y cada vez de una cifra más grande de dinero. Andrés no tenía idea de cuanto costaba hacer una película, él únicamente las disfrutaba.

Aprendió a admirar a Richard Burton cuando junto con otras seis personas, vio “Equus”. Entre esas seis personas, había un hombre sentado en el sitio más cómodo del cine, en el medio de la parábola, que dormía a pierna suelta. Fueron los ronquidos más ruidosos que Andrés jamás escuchó en su vida; y eso le añadió un toque algo más dramático al score de la película. Pensó que de tener un hijo alguna vez, lo llamaría Ricardo; no era casualidad que las dos mejores interpretaciones masculinas que había visto en su vida, hubieran ocurrido en el mismo año: Burton y Dreyfuss. Por el diario se enteró del curioso incidente en los premios Oscar. Al anunciarse el galardón al mejor actor del año, el presentador dijo el nombre ’Richard’, Burton comenzó a levantarse, por fortuna su acompañante lo detuvo a medio erguirse y le evitó una vergüenza cuando escuchó el apellido ‘Dreyfuss’.

Andrés no dejaba de sorprenderse. Un buen día, en plena función de “El baile” de Bernardo Bertolucci, mientras él disfrutaba los matices de la historia, muchos de los espectadores comenzaron a quejarse y a lloriquear debido a la falta de acción en la cinta. El cácaro, debido a su poca experiencia manejando multitudes procedió a cambiar los carretes por los de una película de karatecas. Andrés con un aire triste fue a reclamar al administrador, quien le devolvió el importe de la entrada. Esa película fue siempre uno de sus pendientes. En el cine Macarilla jamás la volvieron a poner.

Una gran idea de don Julián fue el implementar las funciones de media noche. Dicho título lograba despertar por sí mismo el ansia de las mentes más puritanas y conservadoras del pueblo, aunque no era más que un simple gancho, ya que las cintas exhibidas en ese horario tenían el mismo contenido venéreo que una bola de paja cruzando la calle principal un miércoles por la noche. No era raro que en esos tiempos moralinos, Andrés, con sus ojos ya acostumbrados a la oscuridad, distinguiera al padre Simón en primera fila, a las beatas Ramos en la planta alta, al doctor Espiridión en el medio de la parábola o al presidente municipal con Marita, su secretaria, en las butacas de la curva. Andrés se divertía pues la mayoría llegaba una vez que las luces estaban ya apagadas, y en el intermedio, ni bien se encendían las luces, todos salían diaparados a los baños, en donde se saludaban y prometían olvidar que se vieron. Eso sucedía todos los jueves.

La más memorable de las funciones de media noche, fue la protagonizada por la película ”El paraíso erótico de Utamaro”. Andrés ignoraba quien podría ser ese Utamaro, pero si tenía un paraíso, y además era erótico había que estar ahí. La crema y nata del pueblo estaba ya ávida, y al apagarse las luces el cine estaba a reventar. El tal Utamaro resultó ser un pintor japonés del siglo XVII, que se pasaba sus días visitando burdeles y casas de suripantas en busca de la mujer perfecta, del ideal de belleza que fuera su musa definitiva. Después de una hora de proyección, en la que nada paradisiaco, ni mucho menos erótico se vio en pantalla, Utamaro encontró lo que buscaba. Al final de una calle una mujer aparece. Close up, el pintor extasiado, por fin su busqueda había terminado. Close up, una mujer sencillamente espantosa, según cualquier canon de belleza establecido o no, simplemente horrorosa. Andrés, acompañado por novecientos noventa y nueve personas más, estalló en carcajadas.

Si de por sí, “El resplandor” es una película misteriosa y alucinante, Andrés vivió una experiencia desconcertante en el cine Macarilla. Resulta que el cácaro confundió el orden de los carretes, así que primero proyectó el de en medio, luego el final y por último el pincipio. Aquello Andrés no lo pudo olvidar jamás.

Don Julián murió sin herederos. Esa noche se proyectaba “Dunas” de David Lynch. Andrés tenía antecedentes de que ese director era un transgresor. Aún dolido por la muerte de su antiguo patrón y amigo, se acomodó en su lugar favorito, en el medio de la parábola, listo para ver esa cinta que prometía por las reseñas que había leído en el diario. La película tenía una apariencia pastosa que a Andrés se le hacía difícil el evaluar si estaba presenciando un experimento fílmico, un bodrio o si el cácaro había llorado sobre el foco del proyector. Pensó que esta vez se le había pasado la mano a Lynch, ya que hasta las escenas en que la acción sucedía a pleno sol parecían filmadas de noche. A la salida, le informaron a Andrés que el foco necesitaba ser cambiado, pero como no había más dueño, no sabían que hacer.

Andrés jamás volvió al cine Macarilla. Murió dos días después y nadie lo extrañó.






¡¡¡ letem bi lait !!!

martes, 7 de octubre de 2008

... Los Argentinos ...

.




... me desesperan !!!

Y no es que no les tenga paciencia (que no), pero su hablar musical y la entonación mamila con la que emiten sonidos articulados en forma de palabras sin con coherencia me exaspera (sólo en los hombres, en las mujeres es re sexy jaja, vaya, a cualquiera que no se le pare al escuchar: andáaa, vení y me cogés de 'ritope' no es hombre).

En primer lugar, esa moda de skatos, descastados, priístas y fans del américa que los argentos llaman hablar al 'vesre' (hablar al revés) aka."Moda de skatos, descastados, priístas y fans del américa". Dos ejemplos:

- "Ando al dope" = "Ando al pedo". aka."Tengo hueva"

- "Pero como sos jeropa" = "Pero como sos pajero". aka."Pinche chaqueto"

Es que esos argentinos son taaaaan ochenteros. Esa moda de skatos, descastados, priístas y fans del américa de voltear las palabras es tan vieja como El Chavo del 8, es tan vieja como decirle a alguien analfabestia. Bah, un momento, eso también lo dicen los argentinos y también es de El Chavo del 8.

Ajá sí. A mí me hizo reir El Chavo y sus aventuras babadas, pero una vez. ¿En verdad alguien puede diferenciar un capítulo de otro? Pero los sudamericanos en general y los argentinos en particular sienten cierta enfermiza atracción hacia Roberto Gómez Bolaños. Como sea. ¡¡¡ Locos !!!

La primera vez que un argentino me dijo: parecés un pendejo, le menté la madre y le pateé la cola. Después supe que los pendejos argentinos le llaman pendejos a los niños. No mamar. Y luego se quejan de la nula autoestima, si se pasan la infancia escuchando: "pará eso pendejo", "eeeeh pendejo, vení", "sos re sorete pendejo", entre otras linduras.

El futbol (sin acento, fútbol es una mamada) me ha dado ganchos al hígado cada día más de lo argentinizado que está. Los palurdos cronistas le dicen arquero al portero, arco a la portería, mandarse un caño a tirar un túnel, hincha al aficionado, barra a los grupos de animación.

Y los aficionados tampoco ayudan. No hay ni comparación entre decir: "Soy Puma, de sangre azul y piel dorada" y decir: "Soy hincha de la Uuuuuuuu, hincha del auriiiii". Bah. No sé cómo diablos sean los estadios en Argentina, pero en Mëxico hace años que no existen las gradas de madera, así que "ir a alentar al tablón" es otra gran mamada. Además, los mexicanos jamás hacíamos esta seña con la mano hasta antes del ataque de los argentinos en el futbol, si acaso la hacemos en el sentido opuesto.

Listo, ya solté el veneno, bueeeeeeh ...

Photobucket






¡¡¡ letem bi lait !!!


viernes, 3 de octubre de 2008

... La Galleta al salir del horno dice: ...

.



mi sangre arde
pero la piel está intacta
esto no es rabia
se siente...
... se siente...
... se siente

ya no hay fronteras
el tiempo se ha desvanecido
y todo tiene vida

gritos sin violencia
que estremecen a cualquiera
alcanzo el punto de quiebre
y volar ya no es el reto

explotar es para satisfacer
rayar en el cielo tu nombre sublime

ardo por dentro
esto fue por no tener valor
e ir acumulando y acumulando
y no verte fue el derrame

decidido a alcanzarte
hoy voy a buscarte
más vale que aceptes
si no
habrá incendios por todas partes






¡¡¡ letjer bi lait !!!

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...