martes, 21 de abril de 2009

... DÍAS ...

.



"... Tengo 30 años, nací aquí en el pueblo y toda mi vida viví, estudié y trabajé aquí, desde niño y mis padres murieron cuando yo tenía 5 años en un accidente en la camioneta, entonces me quede a cargo de mis padrinos, que cuidaron de mi. Tengo dos hermanos que son mucho más grandes que yo, digamos que yo fui el pilón de mis papás porque cuando yo nací ya estaban grandes, casi 40 años tenía mi madre. Mis hermanos tienen 49 y 44 años ahora y los dos viven en los Estados Unidos, se fueron de mojados en cuanto murieron mis papás y yo ya no me acuerdo de cómo son ellos, aunque a veces me hablaban por teléfono. Te digo que yo me quedé con mis padrinos aquí en el pueblo y como mis padrinos eran de dinero me mandaron hasta a la escuela. Si te cuento toda mi vida te vas a aburrir, lo que pasa es que a partir de que me quedé con mis padrinos mi vida fue lo más normal que puedas imaginar para un chamaco de aquí del pueblo, así que me metieron a la escuela y pues no me iba ni bien ni mal, más que nada era yo del montón así que no destaqué nunca en nada, ni en los estudios ni en los deportes pero creo que tampoco me importaba. Y aquí en el pueblo lo normal es que los niños se dediquen desde chamacos a ayudar a sus padres en lo que sea que hagan, ya te dije que ya no tenía papás, entonces como mis padrinos tenían una tienda, yo desde la primaria estuve ahí ayudándoles a atenderla y eso. Por eso conocí mucha gente, bueno además que en el pueblo todo mundo se conoce, pero siempre me enteraba de todo lo que hacía la gente, pero como estaba chavo pues a veces ni hacía caso y nada más me dedicaba a atender la tienda, de repente hacer la tarea y ver la televisión. El desmadre fue cuando entré a la secundaria, en primera, en esa época en el pueblo nada más había hasta la primaria y para ir a la secundaria había que salir, ya fuera a uno u otro de los poblados vecinos. Yo me fui a la que estaba más lejos porque allá se fue un cuate que sus papás trabajaban allá y me convenció. Te digo entonces la secundaria fue un desmadre fue cuando empecé a ser grosero con mis padrinos ya sabes, tomaba, fumaba y hasta algunas veces mota me metía aunque no tanto porque si no me la regalaban no tenía dinero para comprarla, pues mis padrinos ya no me daban dinero. No sé por qué si desde muy niño viví con ellos nunca les dije papás, será que siempre me dijeron todo así con la verdad y eso, pero yo creo que si me hubieran dicho que eran mis papás yo me la hubiera creído porque te digo, siempre me trataron muy bien, yo era el pendejo que en esos tiempos les rezongaba de todo y pues yo creo que sí me querían porque se preocupaban, pero eso sí, dejaron de darme dinero aunque siempre pagaban mis cosas de la escuela. Como ves, antes de lo que pasó mi vida no es del otro mundo, te prometo que si vas a otras casas del pueblo y hablas con los chavos allá te van a decir mas o menos lo mismo, en el pueblo así es la cosa. Pero regresando a la escuela pues cuando iba ya en segundo de secundaria que me expulsan. Ya sabes por vago y toda la cosa, andaba reprobando, y bueno pues no me importó, te digo que yo era un chavo bien indiferente, cuando andaba en las movidas ni me importaba la escuela, y los otros chavos si crudos y hasta pasados se iban y se metían a los exámenes y eso quien sabe si los pasaban verdad, pero lo que si es cierto es que cuando me expulsaron a ellos ni les dijeron nada, entonces ya dejé de verlos y dejé también las drogas porque nadie me las invitaba ya. Ahora viéndolo bien estuvo bueno que me expulsaran porque ni me dio tiempo de hacerme adicto a la mota, entonces no la sentí tanto, lo que sí fue el alcohol, ese siempre me gustó. Pero cuando me expulsaron de la secundaria ya no quise seguir estudiando, ya tenia como 15 años, mis padrinos me decía que o entraba a otra escuela o me ponía a trabajar, pero no en la tienda sino que tenía que buscarle por otro lado. Entonces fui a una tienda que se llamaba “El Sardinero” y estuve trabajando de cerillo y aceptaban a cualquier chavo que fuera. Y así anduve por muchos trabajos pero nada más me duraban uno o dos meses, la verdad no sabía lo que me gustaba entonces hasta eso tuve suerte de encontrar muchos trabajos, aunque mal pagados pero de ahí la iba llevando, y siempre encontraba uno y me gustaba pero luego me aburría y lo dejaba para buscar otro que me gustara más y así pasaba siempre. Pero yo tenía como 20 años cuando se mueren mis padrinos, bien raro porque siempre le pasa eso a los viejitos que han estado mucho tiempo no, cuando se muere uno al poquito tiempo se muere el otro, quien sabe por qué a lo mejor porque se extrañan o no sé. Mis padrinos no tuvieron más hijos que yo, ni les conocía otros parientes, la verdad si me dolió que hayan muerto pero yo pensé que al menos me iba a quedar con la casa y con la tienda, entonces pensé, ya la hice. Aunque te digo, de tantos trabajos pues sí me aprendí muchas cosas y de hambre no me hubiera muerto. Pero entonces fue que llegaron a la casa unos dizque parientes de mis padrinos de Hidalgo, aunque no me enseñaron nada, venían con tres trajeados según esto abogados y nada más me dijeron que tenía que salirme de la casa y de la tienda porque les correspondía a ellos. Y yo pues ni acabé la secundaria, pensé que no me iba a poner a pelear con esa gente y así agarré mis cosas y me salí. Ya luego pienso que fui bien pendejo, pero pues ya es tarde, y ya ni modo. Entonces me tuve que poner a trabajar ya mas fuerte no, porque tenía que pagar renta de un cuarto y comprar comida y eso. Pero bueno y hasta me junté con una señora como 5 años más grande, pero no creas que fue por interés porque ella estaba igual de jodida que yo, los dos trabajábamos en un campo cosechando y sembrando según fuera la época y no nos pagaban mucho pero ahí nos la íbamos llevando. Así estuvimos como 3 años, gracias a Dios no tuvimos chamacos porque imagínate ahora. Entonces fue que me llamaron mis hermanos, no se como me encontraron porque te digo que ya no vivía en la casa de mis padrinos pero me llamaron a la casa donde estaba viviendo y me dijeron que ya se habían enterado que mis padrinos se murieron y que si no me quería ir con ellos a los Estados Unidos. La verdad ni lo pensé, le dije a mi señora que le iba a estar mandando dinero para que juntara y me alcanzara allá pero ya bien, lo que pasa es que no quería que ella se expusiera a cruzarse de mojada como lo iba a hacer yo. Bueno, mis hermanos me decían que trabajaban en restaurantes y que ganaban bien, estaban en Texas pero no me acuerdo en que lugar exactamente, nunca los vi. Lo que pasó es que el día que me fui, pues junté para irme de aquí de México hasta Ciudad Juárez porque era el boleto de camión más barato a alguna frontera, yo pensé que en cualquier lado era igual pero no, como un día de camino hasta llegar a Juárez y ya ahí pues me moví para conseguir un pollero bueno y que al menos me inspirara algo de confianza, pero con esa gente pues creo que ninguno te da confianza. Ya cuando conseguí a uno que me pasa y todo bien. Y luego no se lo que pasó, o me vieron pinta de ratero o no se de qué, bueno es que yo ya estaba en El Paso caminando tranquilamente en la calle, yo pensé que ahí me iba a buscar un trabajito para juntar lana e irme con mis hermanos después. Pero te digo que me vieron pinta de ratero porque estaba caminando en la calle cuando me agarran dos policías gringos y ya hablándome en inglés y que me trepan a una patrulla. Yo pensé, ya aquí quedé, de ésta no salgo. Pero cuando ya me llevan a un saloncito y llega un policía gordito y me hablaba en español, entonces me tranquilicé algo y a lo mejor nada más me regresaban a México y ya. Pero el policía me hablaba de otras cosas. Para no hacerte el cuento largo, me decía que había algunos problemas en el ejército y que estaban buscando más gente para las army como le dicen allá. Y pues me estuvo hablando como dos horas o no sé cuanto tiempo se me hizo eterno, ya quería que se callara y me dijera que iba a pasar conmigo. Y entonces me dijo que yo tenia que escoger entre dos opciones: o me estaba dos años encerrado en una cárcel por haber entrado al país de ilegal o me enlistaba en la army para recibir entrenamiento. Yo pensé que era muy buena oportunidad verdad, y otra vez ni la pensé, al menos en el ejército me iban a dar que comer y donde dormir no, y sin pensarlo le dije que sí. Claro que el policía gordito nunca me dijo que había una guerra en puerta. Yo estuve en un cuartel militar entrenando, y había muchísimos latinos, no se si de ahí mismo o también venían como yo, y no había tantos güeros no se por qué, luego ya supe que los gringos ya no querían entrar a la army porque ellos sí sabían que iba a venir la guerra. Estuve en el cuartel como 3 meses nada más, la verdad yo no sabía en que parte del país estaba, ya que no nos dejaban salir nunca, yo no hablaba casi con nadie porque los generales o no se que eran no nos dejaban tampoco, o sea que casi era como estar en una cárcel, pero cuando uno ya está ahí se acostumbra a la disciplina y a veces hasta se siente uno orgulloso cuando le dan una medallita o lo felicitan no. Y como casi no hablaba con nadie no me dio tiempo de aprender bien inglés ni nada. Entonces como a los tres meses me agarra uno de los jefes que hablaba español y me dijo que había unas misiones especiales en el desierto, que si me interesaba ir, yo le dije que sí porque no sabía que onda, cuando estás ahí en el cuartel pues no te enteras de nada de lo que pasa en el mundo, porque no veíamos la televisión y todo era lo que nos decían los generales, pero a veces yo no les entendía. Y él me dijo que iba a ganar dinero y que cuando regresara me iban a dar la ciudadanía para que pudiera estar en Estados Unidos como si nada. Yo me sentí bien contento, además que iba a tener más dinero me podría llevar ya a mi señora que como no podía salir no tuve oportunidad de mandarle todo el dinero que me habían dado, porque me pagaban como 100 dólares a la semana, pero no me servían de nada estando ahí en el cuartel así que los guardaba. Entonces llegó el día en que nos fuimos, del cuartel nos llevaron a un aeropuerto en un camión, te digo que no nos dejaban ver nada, entonces del camión directo nos pasaron a un avión y de ahí muchas horas de vuelo hasta Irak, no sabía, después supe que nos habían mandado al matadero. Yo estaba ya muy cansado, y veía que mis compañeros también pero los generales te pegaban si cabeceabas o si se te cerraban los ojos. Cuando llegamos estábamos en otro cuartel, y bueno ahí la vida no era más diferente de lo que era en el cuartel en Estados Unidos pero me daban 200 dólares a la semana, el doble de lo que ganaba allá. Pero ya sabes que no lo podía gastar, aunque lo seguía guardando. Nosotros que éramos simples soldados de las reservas veíamos a los marines y hasta daban envidia, se paseaban por ahí con sus cámaras de fotos y de videos, yo pues no llevaba nada de eso. Ya estando allá se entera uno de cosas, de los muertos y de que hasta los mismos generales decían que no había razón para estar peleando esa guerra, pero que eran órdenes y no había de otra. Yo estando en el cuartel pues nunca vi a los de Irak quemados y eso, pero si cuando los marines regresaban podías ver en sus caras y en sus ojos si habían matado. Y de repente salían diez marines del cuartel y solamente regresaban ocho, eso nos fue poniendo nerviosos a todos, y entonces el día llegó. Por fin llegaron los generales y dijeron que para esto nos habían mandado traer, íbamos a ser la vanguardia en una misión en Tikrit. Detrás de nosotros iban los marines, o sea íbamos a ser los escudos humanos de los marines, pero el horror que sentí no fue nada comparado con lo que vería después. Te juro que ahora que lo cuento me doy cuenta que soy afortunado porque de como 200 soldados de reservas que llegamos a Irak, solamente volvimos como 30, y a varios que quedaron lastimados los dejaron ahí. Los que estaban enteros se quedaron para seguir siendo escudos de los marines. Yo logré llegar hasta la ciudad y ahí yo nada mas disparaba a todo lo que movía, no se si maté a alguien pero no veía nada más que muertos de ellos y de nosotros, oía gritos y disparos y entonces sentí un disparo en la pierna por la rodilla y me caí, ya no veía nada pero oía los gritos y las voces, yo creo que los de Irak pensaron que ya estaba muerto porque los oía pasar al lado mío sin hacerme nada. Después no supe más hasta que abrí los ojos y ya me llevaban en una camilla, yo rogaba que fueran de los míos, y sí, llegando al cuartel de regreso estuve esperando mucho tiempo en una tienda de campaña donde había otros heridos y me dolía mucho la pierna y gritaba, otros también gritaban y se iban llevando a uno por uno y ya no volvían. A mí me llevaron y me inyectaron y no supe más. Cuando desperté estaba en otra tienda, también con heridos pero éstos ya no gritaban. Entonces uno de los doctores me decía en inglés pero no le entendía muy bien, vino otro doctor que sí hablaba español y me decía que me habían cortado la pierna, que era eso o morirme. Yo empecé a llorar y a llorar, ya no sabía que hacer. Pasaron unos días y ya no salí de esa tienda, tal vez me acostumbré o no se por qué, pero dejé de llorar, y un día entraron los generales y nos dijeron que a todos los heridos nos iban a regresar a un cuartel en Estados Unidos, siempre había dos que hablaban, uno en inglés y otro en español. Yo me sentí mejor porque sabía que en el ejército te daban una pensión si te herían, entonces me tranquilicé porque pensé que me iban a dar la ciudadanía y además mi pensión. Solamente tome mis cosas y mi dinero. Era junio del 2003 cuando regresamos a Estados Unidos me di cuenta que no era el mismo cuartel en que había estado, así que no pude recuperar nunca el dinero que había dejado allá, sin embargo no me importaba. Entonces a todos los que regresamos mutilados o mal, nos reunieron en un salón, y nos dijeron que lleváramos nuestros papeles para arreglar lo de las pensiones. Yo no tenía nada. Cuando fue mi turno, explique que me habían prometido los papeles al regreso, y me dijeron que no podían hacer nada por mí, que tenía que arreglar las cosas en el cuartel al que había llegado, pero te juro que nunca supe cual fue, nunca supe a donde llegué y se los dije. Para ellos hubiera sido muy fácil saber pero yo no les importaba. Sí fue muy traumante todo eso porque yo solamente tenía como 2000 dólares y seguía siendo ilegal en el país, pregunté que es lo que podía hacer pero nadie me daba respuestas, no me quedó más remedio que irme cuando me dijeron que ya estaba dado de alta y si quería seguir en el cuartel debía arreglar mi situación. Ya afuera trate de encontrar mi otro cuartel, pero no tuve suerte, allá había dejado el dinero, los datos de mis hermanos y todo. Cuando te falta una pierna, todos en la calle te ven feo y nadie te quiere dar trabajo, y se me estaba acabando el dinero, entonces decidí regresarme a México, pude buscar una embajada o algo, pero cuando estás en esa situación no piensas, la verdad te juro que si regresé aquí fue por instinto, ya estaba totalmente desesperado. Y bueno, regresé aquí como pude como en enero de este año y mi señora que bendita sea me recibió después de más un año que estuve fuera, aquí es la misma historia, la misma miseria, no encuentro trabajo por mi condición, mi señora sigue trabajando en la cosecha, pero no nos alcanza para mantenernos. Mis hermanos no han vuelto a llamar. Te juro que ya ha pasado casi un año y sigo sin dormir bien, la guerra es horrible y ni siquiera a la gente que me engañó y que abusó de mí allá en Estados Unidos le deseo lo que me pasó a mí. Ya me di cuenta que el sueño americano no existe.




¡¡¡ letem bi lait !!!

2 comentarios:

jess dijo...

Uórales.

No manches.
Estaba leyéndote mientras me comía una tutsi, y me quedé pasmada.

Muy bien que lo hiciste, muy bien!
Me recuerdas a alguien..... mmmm voy a buscar mi librero y luego te digo quién.

Saludosssss!

La Diabla dijo...

ok ok a mi me recordo a algunos cuentos de carlos fuentes

wow! me encanto esa narracion en primera persona sin dialogos ni detalles, tan natural como una conversacion, has leido el vampiro de la colonia roma? es algo asi y no tiene ni un solo signo de puntuacion, ni un punto ni una coma, es una entrevista que el hacen a un "vampiro" (hombres que se protituyen en el defe) ahhh buenisimo igual que este post, tu deberias estar en HD-B en vez de un par de idiotas que escriben del asco.

bueno bueno, hablando de otras cosas, como andas aqui en queretaro???? oye una diculpa, me llego tu mensaje pero no lo pude contestar porque no tengo credito, esto de ser diseñadora no deja, pero me encantaria que nos vieramos. supongo que no conoces a nadie aqui, esta semana he estado saliendo tardisimo del trabajo y tengo examen el sabado en la escuela pero el domingo o la proxima semana hay que ponernos de acuerdo... bueno esto debi escribirtelo en un mail pero cuentame que tal te va.

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...