jueves, 29 de enero de 2009

... Me gustaría, pero no ...

.



Repasas la libreta negra buscando un nombre que debería estar bajo la letra A, pero la grasa de tus dedos manchados de mayonesa lograron cubrir con su suciedad las orillas de la 'Molesquín' que te compraste en Tepito el día que a punta de pistola se llevaron tu cámara nueva, bueno, nueva de quince minutos, todo por abrirla inmediatamente al doblar el pasillo sin esperar a salir del barrio bravo. ¿Qué te puedo decir? Te lo mereces, eso sí, digo, ¿a qué escritor en ciernes se le ocurre comprarse una 'Molesquín'? Sobretodo teniendo en cuenta la mamonez de la gente 'nice' a la que sueles frecuentar.

La agenda 'Fernández' que venía dentro de la cubierta de tercipelo de la 'Molesquín' impresa en couché de medio con gloriosa tinta azul rey está llena de nombres de mujeres que pasaron, están, pasarán o soñaste que estuvieron en tus brazos (por no hablar de tu cama). El karma es poderoso y lo sabes, las que están subrayadas con rojo son a las que pudiste engatusar con tu limitada labia y tu ropa y accesorios 'fake'. De cualquier manera ellas se hubieran revolcado contigo por un trago, o al menos por un beso o una mirada de tus ojos o una hora de hacer como que las escuchas. Las que están subrayadas con azul, las que te costaron más trabajo fueron irónicamente las que cogían menos rico, porque si vamos a ser sinceros, eso que dices de que hay mujeres que cogen feo es una mierda. Tú mismo lo dices pero sólo para pararte el cuello y todos lo notan, hasta que alguien se atrevió a decirte 'tu peor cita y aún así cogiste' fue cuando dejaste de presumirlo.

El nombre que buscas no está bajo la letra A. Angélica se llama para ti pero para el resto del mundo es Nidia. ¿Qué ya no te acuerdas de cuando marcabas a su casa y fingías la voz? ¡Nidia, pendejo! Aunque tú le dijeras 'perra' u otras linduras en la cama, en su casa y en la tuya la conocían como Nidia. Tampoco la ves subrayada en rojo, ni siquiera el nombre escrito en tinta negra. Tuviste el descaro de escribirla con el 'sharpie' dorado que usabas para marcar los discos compactos marca kodak.

No te culpo, después de todo te costó casi dos años el convencerla de que le valieran madre las familias y la amistad de años para que se convirtiera en tu amante ocasional y permanente. Valió la pena enormidades. Solamente el recordar la primera vez que la besaste sobre el edredón multicolor del que tanto se burlaban tus amigos pero que te hacía ganar puntos con las viejas, debe ponerte como un loco. No pasaron ni diez minutos cuando ya estabas sobre ella tocándola sobre la ropa. Ese primer día en el que se resistió con todas sus fuerzas a ser despojada de su blusa pero a cambio se dejó acariciar bajo la misma. Pero sus manos tampoco estaban ociosas, buscaban tus nalgas como poseídas, te pedía que no cerraras los ojos mientras la besabas pero ella era incapaz de mantenerlos abiertos. Mejor. Después el sexo sería digno de historias épicas.

Aún tiene tu chamarra negra, del día que cogieron siete veces en siete posiciones distintas en siete lugares de tu casa en jueves santo. Al salir agotados y recién bañados le invitaste unos tacos de pastor con queso, y para que la nena no tuviera frío le prestaste tu chamarra. En realidad no querías que ni en la taquería ni el taxista se deleitaran con el par de erectos pezones que se veían a metros de distancia bajo su blusa producto del frío y de la excitación que aún le dejaste, pero sobre todo a causa de que en plena embestida su sostén se enredó en tu pie y lo lanzaste a la oscuridad y después fue imposible encontrarlo.

He de advertirte que su celular no funciona ya y el teléfono de casa de sus papás lleva meses suspendido. Si quieres verla tendrás que recurrir a ayuda externa o tendrás que ir personalmente a buscarla.

Te escribo esto porque sé que después de la quinta ronda olvidarás su nombre pero extrañarás su sexo fácil y depilado. Querrás llamarla y escuchar su voz recordándote la última vez que se vieron, el día de tu cumpleaños en que te dejaron solo en casa de tu mamá y ella llegó en el momento justo para evitar que salieras.

Olvidó llevarte tu chamarra.

Donde estás no la necesitas, pero a ella ...

Ella es otra historia.



¡¡¡ letem bi lait !!!

6 comentarios:

La Diabla dijo...

Me encantan los relatos en segunda parsona!

Que bueno que regresas a escribir algo, espero ya todo este mejor en tu paradisiaco "nuevo hogar"

la chida de la historia dijo...

¬¬

que chido que no te fuiste papit... ejem ejem... quise decir solecit... ejem ejem... quise decir, don Galleta de Vainilla...

Que cachondo eres... jajaja

lo sé!

Asgard dijo...

jajaja buena historia mas de una vez me ha pasado pero si hay gente que coje DE LA CHINGADA y otras con las que te diviertes mucho jujujuju enfin me has robado mas de una sonriza de nostalgia

Dorn dijo...

Hola Luisz, me había perdido este post, qué genial esta ;)

Oye, te respondo aquí sobre la noticia que puse de Mouriño:

La info que puse aquí la saqué de ese periódico en línea, pero la noticia salió en Canal 2 con Joaquín López Doriga, a las 2:30 con Lolita Ayala y en Canal 4 en el Matutino Express ;)

No suelo leer periódicos en línea, y buscando esa noticia en internet fue el primero que apareció. :P

Ella dijo...

Ahh.. ya vuelve a escribir muchisimo sii ??
Extraño postttttssss

Dib dijo...

Hacía un rato que no me paseaba por aquí, pero mi Internet se desapareció por un rato... y luego llego y encuentro esto...

Por textos como estos es por lo que valen los cuatrocientos pesos que le pago a Telmex...
Saludos.

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...