miércoles, 24 de septiembre de 2008

... EL MONSTRUO DE LOS OJOS VERDES ...

.



Está en línea mi reciente aporte a METATEXTOS.


Esta semana, el ejercicio consiste en crear una “teoría conspirativa” en trescientas palabras o menos. Sostengan que agua embotellada contiene sustancias alucinógenas cuyo efecto en el ojo humano es el parpadeo de las estrellas, el gobierno pone esas sustancias ahí porque de otro modo todos nos daríamos cuenta que, en realidad, la bóveda celeste esta construida de vidrio.

Como este es un fenómeno predominantemente gringo sería interesante que el contexto fuera su país de origen (Colosio y Salinas podrían ser lideres de clanes Iluminati rivales o Pablo Escobar era en realidad un extraterrestre que pretendía dominar al mundo por medio de la droga).

Como siempre el texto es libre, pueden explicar su teoría directamente o poner un contexto narrativo detrás, la decisión es suya.

Una ultima advertencia: tengan cuidado, ahí afuera hay mucho loquito con demasiado tiempo libre que se dedica a propagar absurdos. Cuiden que su teoría no se le haya ocurrido ya alguien más.






El monstruo de los ojos verdes.



Desde la llegada de Quique Guapo al poder, las mujeres de San Ángel de las Colonias vivían enamoradas. Las había cautivado desde la campaña. Su imagen sonriente tapizaba el pueblo. En los mítines no se escuchaban proclamas ideológicas, sino piropos del candidato y suspiros de la muchedumbre, compuesta en su inmensa mayoría por damas y no tanto. Brillante estrategia fue el pedirle a cada mujer en San Ángel, mediante una carta personalizada, convencer a cualquier costo a sus maridos, padres y/o hijos de votar por él. De pronto hubo en el pueblo una epidemia de hijos hambrientos, padres desquiciados y maridos buscando desesperadamente una prostituta, pero incluso éstas no prestaban sus servicios sin obtener a cambio una tarjeta electoral en garantía.

La diferencia de votos fue abrumadora en favor de Quique Guapo. El mismo que presumía de haber tenido que ver con al menos una mujer de cada familia. El mismo que todos sabían estaba casado con una mujer de San Pablo de las Jarillas. El único en casarse con una fuereña.

Dos meses después, el pueblo se sacudió con la llegada de los Ojiverdes. Hombres en sus veintes, altos, de facciones duras pero armoniosas. Si los angelinos ya sentían desconfianza por la continua presencia del presidente en las calles, ahora su paranoia se incrementaba considerablemente. Y no sin razón.

Las angelinas comenzaron a enamorarse de los Ojiverdes y a abandonar a sus maridos o novios. La compañía de estos hombres les hacían ver todos los defectos de sus parejas y una vez conseguido el objetivo, partían sin dejar dolor en busca de otra mujer atrapada en una relación destructiva.

Quique Guapo recordó todas las veces en que amó a una mujer, pero ésta amaba a un palurdo que no le llegaba ni a los talones. Y sonrió.








¡¡¡ letem bi lait !!!

5 comentarios:

Luisz dijo...

Ya arreglé los links que estaban todos mal.

Lo siento.

Asgard dijo...

hahhahahahhaha el wey ese no era de apellido venegas ?

Dorn dijo...

buenisimo como siempre!

Kyra dijo...

Quique Guapo fue el desquicio del pueblo

Dorn dijo...

- Nunca creí hacerlo, acabo de postear mis nalgas en mi blog.

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...