jueves, 10 de diciembre de 2009

... Me and myself and i and ...

.


Quizá lo sabía desde tiempos inmemoriales, pero de cualquier manera, ávido y hambriento de conocimiento como siempre, me gusta darme cuenta de las cosas. Siento un placer bizarro e indefinible cuando caigo en algo, cuando lo entiendo, cuando sustituyo la cara de what por una un poco menos babosa y dejo de preguntarme el porqué de las cosas.

Después paso por un periodo de negación, aceptación, culpabilidad, etc. Casi como cualquier duelo, pues la revelación de una verdad equivale a la pérdida de una venda en los ojos que séase como sea, es una pérdida y hay que cargar con el duelo correspondiente.

Aunque, de todos modos, la mayoría de las veces lo sé todo. Muy en el fondo lo sé todo y entonces el descubrimiento, aunque impactante, carece de la relevancia suficiente como para ocasionarme un duelo por la pérdida de la ceguera. Y la revelación de esta semana fue mi carencia absoluta relativa para el trabajo en equipo.

Por supuesto que he eliminado la liga de este blog en mi currículum profesional, digo, no es buena idea decir que no tengo capacidad para trabajar en equipo en un sitio que leerían mis futuros empleadores (síscale, síscale). Lo sé, lo proclamo y lo -quizá malamente- enarbolo; además no me pesa en el alma ni mucho menos, 'antesalcontrario' diría mi sabia madre. Creo que siempre he tenido el complejo de líder, pero no es algo bueno, al menos tengo complejo de líder tiránico, mesiánico y antártico.

Desde mis tiempos de escolapio, prefería hacer yo solo los trabajos en equipo porque no confiaba en mis pares, bueno, pares es un decir porque por supuesto no podían equiparárseme, de haberlo hecho, habría confiado en ellos y sería un verdadero trabajo de equipo y muchas desgracias se hubieran evitado y ...

Bueno, el chiste es que en toda mi corta accidentada redundante extraña trayectoria laboral he procurado tener ese rol. Si no, me siento incómodo la mayoría de las veces. Simplemente es que me cuesta entender que alguien especial con capacidades diferentes (NO un niño teletón) puede estar sobre mí y darme órdenes estúpidas que deben cumplirse sí o sí, no importando que estén bien o mal, que sirvan o no, que dirigan al éxito o al fracaso, que conduzcan al Valhalla o al Hades.

Por eso en la universidad yo era el director general de nuestras agencias de publicidad ficticias, y aunque mi labor era únicamente hacer la presentación global de los proyectos, siempre SIEMPRE interrumpía a mis compañeritos para corregir sus explicaciones. Por eso no acepto correcciones ortográficas, gramáticas y/o gráficas de un diseñador egresado de la unitec -nada personal jeje- hace quince años. Por eso, por la admiración que siento hacia su trabajo y su dedicación, me convertí en esclavo -trabajo muy duro, páguenme dinero- un par de meses de una espantaja cachetona. Por eso me hice representante legal y director de nuestra empresa en el mundo real asumiendo todos los derechos y obligaciones que de ese hecho emanaran, simplemente porque no podía confiar tanto en alguien como para dejarle plena responsabilidad.

Hasta ahora. Porque encontré a la socia de negocios perfecta, la que mantiene mis pies en la tierra pero mi mente en el cielo. Quien no coarta mi libertad creativa ni pretende imponerme reglas tan estrictas como absurdas. La que me hace soñar con el éxito pero me enseña que sólo se llega a él mediante el trabajo. En quien confío plenamente y no me da miedo porque sé que lo que hace lo hace con pasión y lo hace bien. La que admiro por ser quien es.

Es mi jefa, es mi socia, es mi compañera, es mi amante, es mi símil, es mi ideal, es mi par, es mi novia, es MI MUJER, ¡MI MUJER!



¡¡¡ letem bi lait !!!

5 comentarios:

Dib dijo...

Iba tan bien hasta el final... últimamente todo de lo que hablas es de "tu mujer".

Luisz dijo...

¡Oh sí! And proud of it ...

la chida de la historia dijo...

jajajajaja, gracias por la parte que me tocó y... a decir verdad he de confesar que también te admiro... a tu trabajo no mucho, al menos no en el aspecto que me corresponde juzgar... pero bueno...

A mí sí me gusta que hables de ella.. porque me gusta saberte enamoradote y felicísimo...

Abrazos miles... solecito cachetón querido!

XD

Elphaba dijo...

Pus' estos!

Ahora resulta que tienes que hablar de lo que ellos quieran...¿qué no saben que el tuyo es un blog "vivencial"?

Pero bueeeeehh...

El trabajo en equipo tampoco se me da y he tenido que aprender a golpes, pero creo que la clave está en la confianza y admiración que le tienes a las personas con las que trabajas... es por eso que no tengo duda de que nuestro futuro, en todos los ámbitos, es brillante...

Je t'aime!

INDESEADA dijo...

Estoy de acuerdo con tu mujer, a huevo que cada quien escribe de lo que quiere en su blog. Jajajajaja me hace mucha gracia esas quejas.
Un abrazo!

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...