lunes, 5 de octubre de 2009

... Dos cientos ...

.


Reflexiones de una mente ociosa.
(Nada que ver con La Mente Ociosa)



1. Después de emular a Stalin, este blog que es mío y que ustedes leen llega en este momento a su entrada número doscientos. Y hace poco menos de un año celebré (muy babosamente) mi post número cien mendigando por donativos en especie (específicamente billetes de cien dólares). Hoy reconozco que en este caso, el paso del tiempo no es una buena razón para festejar, digo, si yo fuera el dios Cronos/Saturno quizá entonces podría congratularme de que los segundos se han convertido en minutos y los minutos en horas y las horas en días y los días en semanas y las semanas en meses. Pero como no soy Cronos yo, entonces no me hace especialmente feliz el correr de la vida.

Celebro el amor, no el tiempo que ha pasado desde que lo tengo. Celebro las letras, no el tiempo que me he tardado creándolas. Celebro las ideas, no el día en que se me han ocurrido. Celebro el conseguir objetivos, no el intentarlos.

Hoy celebro con mi mujer tantas cosas, todas si se me permite, pero casi ninguna tiene que ver con algo tan fútil como el tiempo.


2. Como que me da cosita la gente fea. Bueno, no es sorpresa que escriba que no me gusta la gente fea. Es que, ya hemos quedado que no es cuestión ni de educación ni de posición social, pero la naquez es la naquez y la feez es la feez. Lo digo porque en mis últimas incursiones en el Sistema de Transporte Colectivo Metro de esta honorable ciudad, me he fijado más en el entorno. Por supuesto que es por seguridad, uno ya no sabe que loco puede comenzar a pegar de tiros o a subirse a la cabina de los choferes y las choferas.

Decía entonces que he puesto atención a mi alrededor mientras viajo en el subterráneo y me he dado cuenta de la gran cantidad de gente fea que existe en el mundo (tomando como muestra el universo que me rodea en un cuarto de vagón y suponiendo que es relativamente representativa del total). Y no es que sea muy metrosexual tampoco ni que sepa muchas técnicas de belleza, obvio yo soy naturalmente hermoso. Pero -y digo esto con el afán más ofensivo del que soy capaz- que color tan feo tiene la piel de la mayoría de la gente. Según la Real Academia de la Lengua Española, racismo significa "exacerbación del sentido racial de un grupo étnico, especialmente cuando convive con otro u otros." ¿Seré literalmente racista? Porque es realmente ambiguo. No me atrae físicamente la gente de piel morena (mucho menos negra) y sin embargo no los considero especialmente inferiores a los pálidos; en realidad, yo considero inferior a toda la gente, sea blanca, roja, amarilla o azul. Tampoco es que los odie más por ser morenos que por ser gente, entonces no sé si soy racista o no. ¡Pero qué fea es la gente!

El porcentaje de mujeres que viajan en el Metro y no se depilan los bigotes es altísimo, por eso nos odian los cantantetes italianos. También son muchísimas las personas que tienen grandes lunares que les cubren la piel. Esto es interesante porque en ningún lado he visto tanta concentración de gente fea / mujeres bigotonas / gente con grandes lunares por metro cuadrado que en el Metro. Vamos, en las escuelas a las que fui jamás vi algo así, si había feos feos y muy feos, hasta gachos diría yo, pero no taaaaantísimos; y por ejemplo, una de mis primas (se las presento si quieren) es y ha sido desde niña la más bigotona y peluda de la familia -hombres incluídos- lo cual no habla de la carencia de testosterona en nuestros genes, sino de una extraña involución que la hizo perfecta para vivir en el frío de Toluca.


3. Todos somos unos reprimidos. Pero eso no es necesariamente algo malo, pero los demonios internos suelen jugarle bromas pesadas a las personas. Cuando uno se sale o se le bota la canica, puede secuestrar un avión, subir los impuestos, verle las nalgas a Isabel Madow, tirarse de un puente o abrir un blog. El secreto de la convivencia social pacífica es que tácitamente no debemos hacer lo que nos plazca, so riesgo de aceptar las consecuencias generalmente funestas de nuestros actos.

Michael Vick no puede quejarse por estar en la cárcel si manejaba una red de peleas clandestinas de perros. Belinda no puede quejarse porque le hayan visto la mitad de una teta si se expuso a un medio tan inseguro como internet. El amiérdica no puede quejarse de que no le marcaron un penal en el último partido si tienen treinta años siendo ayudados por los árbitros. Y Roman Polansky no puede quejarse de estar detenido si violó y narcotizó a una niña de trece años.

Así haya sido hace tres décadas ya. No es justificable bajo ninguna circunstancia. Sí, es un artista genial y atormentado que perdió a sus padres en el Holocausto, que vivió una adolescencia polaca post-guerra (con todo lo que eso puede significar) y que se salvó por los pelos de ser masacrado junto con su esposa embarazada, pero ni eso, ni el haber creado Luna Amarga, Barrio Chino, El Pianista o El Bebé de Rose Mary le otorga inmunidad para hacer lo que se le hinche la gana.

¿Es realmente justo que se persiga un crimen no pagado de hace treinta años? ¿Es moralmente aceptable que se arreste a un anciano de setenta y seis años cuando su víctima le ha otrogado el perdón? Si un juanito cualquiera droga y viola a una niña de tres años y huye del país, ¿habría alguien a quien le interese especialmente el atraparlo por cualquier medio? Las consideraciones éticas de este asunto no dejan de revolotearme la sesera, sin embargo yo no tengo la respuesta, por mí, que se pudra en la cárcel, nunca es demasiado tarde para pagar en la tierra lo que se debe.

Creo en la redención pero también creo en las penas. La redención viene de adentro pero vivimos en un mundo de reglas y el perdón, como lo demuestra la efigie ateniense de la justicia, tiene que venir con la espada aplicada con vendas en los ojos.




¡¡¡ letem bi lait !!!

4 comentarios:

Dib dijo...

Primero que nada, te felicito por llegar a los dos cientos posts.

Segundo, no eres racista. Si lo fueras, lo sabrías, no tendrías duda alguna. No obstante, una cierta incomodidad es relativamente normal.

Saludos.

La Diabla dijo...

wow, 200 parloteos.

recuerdo que una vez dijiste que la primera impresion contaba mucho para ti, eso seria color de piel, tamaño de lunares y que tan buena depilacion de bigote se hacen? en eso radica tu primera impresion? digo, no es malo, todos lo hacemos pero lo de los lunares me parece exagerado o bueno no se que clase de lunares bizarros has visto

la chida de la historia dijo...

Como siempre.. tú tan... tan tú!... ¬¬

¿Tiempo?... bah!... qué más da.
¿Feos y prietos?... tú eres güerito y guapo... nada de que preocuparse...
¿Represión y canicas botadas....?... errrr.. mejor me callo y tú también...

XD

Felicidades y gracias por compartir 200 veces lo que tu cabecita loca revuelve y posteriormente escupe...

Besos!

Anastacia dijo...

Felices 200 galletas!!!

p.d. a mi no me gustan los lunares en 3D comunmente llamadas verrugas, menos cuando son de las de 1cm y con pelos incluidos...

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...