viernes, 7 de agosto de 2009

... Cuentos de excitación diferida ...

.



Albus Dumbledore, quizá desde Merlín, el mago más poderoso que ha existido está loco. Pero la locura no le quita ninguna de sus capacidades, acaso las incrementa. Además de que su impensada (diac) homosexualidad y la manera tan seductora en que se refiere a Harry m'boy y el método (mariconezco y merlinezco por cierto) de hacer la limpieza son poco menos que peculiares; el profesor Dumbledore saca de pronto frases filosofales que ponen a pensar a más de uno:

"El miedo al nombre sólo incrementa el miedo a lo que se nombra".


Sólo él (y después Harry y otros, pero bleh) llama a Voldemort por su nombre. A todos se les encuera el chino cuando lo oyen nombrar, pero solamente es porque le temen más de lo que quizá deberían; tanto que la sola mención de su nombre les provoca un estremecimiento de muerte. Y tiene razón, digo, en primer lugar, si no le llamamos a las cosas por su nombre jamás vamos a aprender como se llaman, y después, si lo que tememos es innombrable, pos' pior.

Todo el choro tiene un sentido. Resulta que he comenzado a participar (escribo el martes 11 no se les olvide) en HD-B, un colectivo bien chidoliro en el que el buen creador tuvo la gentileza y la bonhomía de invitarme a ser parte de. El primer tema del primer mes es uno que casi no se me da, pero haré mi mejor esfuerzo (ja): Relatos eróticos. Y bueno, no quiero que se haga el chisme grande porque poco a poco la onda va agarrando la buena onda y los relatos se hacen más eróticos (guiño, guiño) conforme avanza el mes, pero yo puedo sentir cierta reticencia en los participantes (los que he leído hasta ahora) a llamar a las partes del cuerpo o a los actos sexuales por su correcto nombre. O ni siquiera al correcto anatómica o fisiológicamente hablando, tampoco lo llaman por su nombre vulgar (más que vulgar de vulgaridad, vulgar de vulgo, de común, coloquial pues).

Sensualmente hablando, no es lo mismo que una adolescente la diga a su novio que le toque las boobs, a que una mujer le exiga a su novio que le chupe las tetas. Todo depende del contexto. Daniel Iván lo dice y lo dice bien (esto, porque en general no estoy de acuerdo con sus opiniones): ...digamos, señorita, que sus bubis no me sirven de nada, pero con sus tetas podría hacer maravillas.

Y me acordé de un genial twit de Cazador de Tatuajes que decía:

"Si yo fuera una teta, me enojaría que me llamaran boobie".

O algo así. Pero ejemplifica lo que quiero decir. Desde siempre las madres y las abuelas nos metieron en la cabeza que existían ciertas palabras y temas que no era correcto discutir. Desde que íbamos al baño a hacer del uno, no a hacer pipí, mucho menos a orinar; hasta el rasgarse las vestiduras porque a un gordo le dicen gordo, o a un negro negro o a un joto, mmmm pues joto. Resulta que hay que decirles trabajadoras sexuales a las putas, personas con capacidades especiales a los oligofrénicos y adultos en plenitud a los viejos. Aunque decirle que está en plenitud a quien está en evidente decadencia no hará más que apresurarla con depresiones innecesarias.

La eufemia, el uso de eufemismos resulta de un acto de censura frente a lo que se enuncia o está por enunciarse, rectificando la expresión y sólo rozando tangencialmente, o sea de refilón, el verdadero significado de lo nombrado, pero sin decirlo con todas sus letras. Ha existido desde siempre e incluso hay gente, movimientos y cultura que han hecho de la creación de eufemismos todo un arte.

Los médicos no pueden llamar gripa a una gripa, siempre tienen que buscar el término técnico más complejo para explicar que la rinocenfopatía neuroplásmica distópica que crónicamente padecemos no es más que un escurrimiento nasal de verde matiz. Cualquier militar digno de su rango jamás habla de muertos civiles, simplemente explica en pomposas conferencias de prensa, que sus bombas han causado ciertos daños colaterales. Los nazis llamaron al exterminio La solución final del problema judío, muy final eso sí. Stalin llamó Purga al vil asesinato y encarcelamiento de todos aquellos que eran, podían ser, eran sospechosos de ser o en un descuido se les podría ocurrir llegar a ser, sus enemigos. Y bueno, llamar bolivarianos hasta a las uñas de los pies no es de hecho eufémico, sino el resultado de un severo retraso mental (e historico).

Ya nadie es ciego sino invidente o con limitaciones ópticas. Los negros son afroamericanos (menos los que viven en África, que han de ser afroafricanos). Los inválidos tienen capacidades diferentes. Todo aquel librepensador (whatever that means) simplemente se encuentra fuera de la corriente mayoritaria de la sociedad.

En aras de no ofender a musulmanes, chinos, hindúes y de facto al 78% de la población del mundo que no es cristiana, ciertas organizaciones han dejado de utilizar las siglas D.C. (después de Cristo) para referirse a nuestros tiempos cambiándolas por E.C. (era común). Aunque bueno, al decir que estamos en el año 2009 E.C., lo único que tiene de común es que la era arranca precisamente ¡con el nacimiento de Cristo! ¿'Tons?

En la Gran Bretaña, y para aumentar la autoestima de los alumnos (como si tuvieran una) orangutanescos, la Asociación Profesional de Maestros propuso que en lugar de decirle a un estudiante que había reprobado, en su expediente apareciera la anotación éxito diferido. Esto es, que tarde o temprano la va a hacer, sólo que hay que esperar un poco. La moción corrió con éxito diferido, dado que fue mandada por un tubo por los administradores de las escuelas, que ya están hasta su muy flemático copete de tonterías de ese tipo.

Los eufemismos no son necesariamente malos, digo, la poesía es intrínsecamente eufémica, de ahí parte de su encanto. Los significados de las palabras varían en relación al hablante y su audiencia, también al escenario y el contenido. Y volviendo a los relatos eróticos, el detalle (creo yo) lo es todo. Hay cierto grado de erotismo en la primera manita sudada, en un rozón de caderas, en la mano en la cintura, en la espalda, en los hielos del agua mineral, en la falda vaporosa, en el cruzar de piernas, en la lengua recorriendo los propios labios. No es lo mismo decir: ...se estuvieron provocando toda la velada, con miradas... que en efecto describir a detalle los sucios y pecaminosos pensamientos que pasan por la mente de los provocantes. El ansia, la urgencia, la inminencia del placer largamente esperado e incluso las sensaciones que erizan cada pelo del cuerpo no deben ser difíciles de describir. No para quien las ha sentido, no para quien conoce las palabras y su uso, no para quien pretenda excitar al lector. Y eso, es el fin último de un relato erótico real. Provocar el desvío de sangre desde el cerebro hasta la entrepierna, la oleada de pulsaciones desde la entrepierna hasta todo el cuerpo, y todo de nuevo...

Pero tampoco hay que exagerar y convertirse en un Bob Ross pseudo-erótico. Aunque Isabel Allende ya ocupa ese espacio, si no, namás lean en De amor y de sombra:

... Mucho después, cuando sintió vibrar el cuerpo de ella como un delicado instrumento y un hondo suspiro salió de su boca para alimentar la suya, una formidable represa estalló en su vientre y la fuerza de ese torrente lo sacudió, inundando a Irene de aguas felices.

Neta. ¿Aguas felices? ¡Chale!




¡¡¡ letem bi lait !!!

10 comentarios:

Elphaba dijo...

Concuerdo, y citaré a Cantinflas (jeje): Ahí está el detalle, en el detalle...

Gran parte de la excitación que provoca un buen relato erótico es tener la posibilidad meterse en la piel de quien relata y conocer no solo los hechos, sino los pensamientos y las sensaciones que éstos provocan... el erotismo es un arma de doble filo pues debe encontrarse el perfecto equilibrio entre lo vulgar y lo cursi...

Y para eso, como dices sabiamente, ¡Oh si! hay que haberlo vivido...

Dib dijo...

Tantas cosas hay por comentar.

En primera, que este fue un excelente post. De lo mejor que he leido últimamente.

Recuerdo que mi abuelita, con toda esa bendita ignorancia que la caracterizaba, se molestaba cuando decía "Machu-Pichu". Simplemente pensaba que era como una contracción de la palabra "pinche".

De los relatos eróticos... es tan fácil hacer una novela porno, sin chiste: "Se la metí por el culo hasta que se vino dos veces mientras gemía como la puta que era"...

Sin embargo, el verdadero erotismo, el que te deja con una erección involuntaria describiendo sensaciones, situaciones, y obligándote a recordar cuando sentiste lo mismo, esa es en efecto difícil de lograr.

Por cierto, Isabel Allende rulea el universo.

Yair dijo...

Aguas felices, jajajajaja.

Tienes mucha razón, no es tan fácil como se puede creer, escribir erotismo. El uso de las palabras adecuadas no necesariamente influye en la eroticidad del texto, pero puede servir de "ayuda visual".

Kuruni dijo...

"El ansia, la urgencia, la inminencia del placer largamente esperado e incluso las sensaciones que erizan cada pelo del cuerpo no deben ser difíciles de describir. No para quien las ha sentido."

Diste en el clavo. Creo que también ese tipo de sensaciones las perciben mejor quienes las han sentido (o las han soñado).

Que bonito es el erotismo. - Me lanzo a chismear en el link.

(Muy buen post).

jess dijo...

Sí, eres el mejor crítico de historias que he conocido.

Vientos por eso!

Ah el erotismo..... siempre tan subjetivo.

A ver qué tal escribes ehhhh?

Saludos!

Arte dijo...

ese libro de la Allende me encanta...

la chida de la historia dijo...

'...que ya están hasta su muy flemático copete de tonterías de ese tipo.'

No maaaaaaa!!!

Ya quiero leerte, papito!!!!!

XD

Saludos!

Jolie dijo...

deja de parloteo y ponte a escribir
esperemos que te vaya bien en HDB

INDESEADA dijo...

Bueno, en primero me dejaste de a seis con la noticia de tu participación en HD-B.
Sí eres una gloria criticando y no me quiero imaginar lo polémico de tus comentarios.
Y el desmadre por allá...
Oh sí.
Dales su merecido.

la-que-no-debe-de-ser-nombrada-jajaja dijo...

Mi mama compro camarones y yo le ayude a limpiarlos. le dije:
-mira, un camaron manco!!

ella me miro de reojo medio en forma de regaño. Lo unico que atine a decir fue:

-perdon... mira! un camaron con capacidades distintas!

Lo cual produjo que mi mama se botara de la risa y fueramos felices...

Y sobre los relatos eroticos, los detalles (sin llegar a describir cada pelo de..........) son los que te meten en la historia y te hacen vibrar... siempre y cuando el que escribe sabe lo que hace...

aguas felices???? jajaja

besillos!

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...