lunes, 22 de diciembre de 2008

PELANDO LA BANANA. El Licuado. Volumen III.

.



La madrugada del seis de febrero de 2000, la Policía Federal Preventiva entró a las instalaciones tomadas de la Universidad Nacional Autónoma de México (¡Poooor tu azul y orooooo, luchemos sin cesar, cubriendo así de gloria tu nombre inmortal!).

Demasiado tarde. Yo ya estaba en el segundo semestre de Mercadotecnia, que en aquellos años mozos no era el bodrio que es ahora (bueno sí pero nadie lo sabía, era relativamente una-carrera-nueva-y-novedosa). Grave error. Mi primera opción siempre fue la UNAM, Actuaría. Era yo una riata en las ciencias exactas, participé cuatro años seguidos, de 1994 a 1997, en las Olimpiadas de Matemáticas en donde fui barrido por otras riatas más riatudas que yo y cada vez me hacía más viejo y ellos más jóvenes (snif). En la prepa me enamoré de la Arquitectura, para estudiarla, no para vivir de eso, jamás.

Pero la idea de la actuaría seguía en mí, aunque abría mis opciones dependiendo en la escuela en la que me quedara. Tres exámenes hice en el primer semestre de 1999, durante mi último año de prepa: Actuaría en la UNAM, Medicina en el IPN y Diseño de la Comunicación Gráfica en la UAM. Pasé los tres, es decir, me quedé en las tres escuelas. Mi decisión se volvía difícil ya que los rumores de que una huelga un paro estudiantil enorme vendría para la Máxima Casa de Estudios hacía tambalear mi primera opción, la que más me gustaba.

Deseché el Politécnico, pos namás por ser el Poli, digo, jamás podría haberme vestido de guinda y blanco si mi sangre es azul y mi piel dorada. Además no me veía en ese momento como doctor, médico. Aunque viéndolo en retrospectiva, estoy seguro de que a estas alturas ya habría concluído mi residencia en neuro o cardiología, algo así, fregón.

Comencé a tomar en serio la opción de la UAM. ¿Diseño de la Comunicación Gráfica? No estoy seguro en qué momento me brotó la veta pseudo artistoide, pero al ser la llamada huelga de la UNAM toda una realidad, creo que mi subconsciente se fue haciendo a la idea de lo visual. Homo Videns a huevo.

Esperé hasta el último minuto por una solución que me dejara entrar a la UNAM, no pasó. Me inscribí a las clases extramuros pero no era lo mismo, obviamente no sería lo mismo. El día del registro en la UAM (que pasó a ser la opción única) estaba de malas, chingos de gente, chingos de pubertos imberbes tratando de socializar mientras un guía (también puberto imberbe, pero menos) nos daba un tour por las fantásticas instalaciones de Azcapotzalco. Me harté y me salí, fui directamente a las mesas de inscripción pero no me quisieron hacer el trámite porque no iba con 'mi guía'. Bah. Los mandé al carajo.

¿Y ahora? Tres opciones: 1. Clases extramuros. 2. Parar hasta que se acabe la huelga. 3. Buscar otra escuela.

Actuaría quedaba por completo descartada. Y de nuevo, en esos tiempos oscuros estuvo de moda estudiar inscribirse en Mercadotecnia. Y eso fue el inicio del desastre.

No me arrepiento (tanto). Si pudiera regresar el tiempo jamás me hubiera salido de la UAM, o incluso hubiera entrado a Medicina. Pero la universidad fue genial, me divertí como nunca, conocí a una de las personas más importantes de mi vida, aunque no hice amigos-para-siempre me la pasé bien. Aprendí muchas cosas académicas y después de graduarme me dediqué a olvidarlas. Mi tesis aún está intacta, sin mácula alguna e inédita gracias a mi asesor. En fin.

Jamás trabajé en eso, ni me gustaría. Lo sé hacer, sí, pero como dije hace unos días, confío en mis capacidades y sé que algún día encontraré mi trabajo ideal.

No soy actuario, no soy neurólogo, no soy comunicador y jamás en la vida me haría llamar escritor. Soy simplemente un Homo Videns, Homo Fontis, Homo Scriptum.

No es descabellado el pensar que puedo vivir de eso, de lo que me gusta. Las historias. La creación. Aunque cinco años después de salir de la universidad no sea capaz de realizar una simple suma mental, sé que el conocimiento matemático está ahí, esperando ser necesitado para salir; aunque la sangre me da morbo pero asco y no suelo equivocarme al diagnosticar síntomas (percepción, suerte o loquesea); aunque piense que la Mercadotecnia no es la panacea que resuelve todos los problemas de una empresa; me gusta lo que hago. Ahora estoy a cargo de la post-producción de un video que va a ser la imagen del canal. Y me gusta. (Aunque yo lo haría diferente, no es mi papel por ahora generar proyectos, sólo sumarme a los ya existentes, la verdad es que lo estoy haciendo bien, mejorando la idea del productor sin que él se de cuenta de mi influencia, shhhh).

As God is my witness...





Parte de esta serie:



¡¡¡ letem bi lait !!!

7 comentarios:

Dib dijo...

Politécnico >> UNAM.

He dicho.

la chida de la historia dijo...

Hey!... siempre se me olvida qué eres... y siempre te lo pregunto... bueno, a veces no porque te pones nena!.. pero después de esto prometo no olvidarlo jamás!

Una vez más me declaro fansssss de tu banana... me agrada saber de ti a través de ti mismo... y nel!.... miss lumiere no creo que acepte!.. je je je

Eres bueno en lo que haces, solecito... sea lo que sea... eres ñoño, nerd, inadaptado y loco!... así que sigue echándole ganas que yo te echo porras desde acá!

Abrazos y gimoteos!

luego hablamos!

:D

Mercury dijo...

MERRY F#$%& XMAS AND A PUNKY NEW YEAR!!!!!

La Diabla dijo...

Eso de la eleccion de carrera es toda una historia pero lo bueno es que ahora estas haciendo lo que haces.

a mi tambien me gustaria vivir de eso...

Asgard dijo...

tzzz si, todos pensamos en estudiar una cosa y terminamos haciendo otra totalmente distinta

Anónimo dijo...

Lo tuyo lo tuyo... es augurar

labarcasinpescador... dijo...

a.veterinaria.
b.quimica.
c.quimica farmaceutica.
d.gastronomia.
e.psicologia.
f.teatro.
g.ninguna de las anteriores

h.soñadora incurable

si, es dificil. y no hay vuelta atras. Por suerte. Desgracia. O maleficio.

regalame un pedacito de mar...

Related Posts with Thumbnails

... Gracias Dios por los dones que voy a recibir ...